Haga un un testamento. Piense bien a quién le dejaría su amigo imaginario.